lunes, 20 de abril de 2009

Dopaje financiero en el fútbol


Por Daynet Rodríguez

Otra sombra atraviesa el fútbol mundial. Además de la violencia en los estadios, el racismo y el robo de jugadores, el dopaje financiero comienza a ser un dolor de cabeza para las autoridades de la disciplina. El tema no es nuevo pero las recientes denuncias de que los tres más importantes equipos de la Premier League inglesa-Manchester United, Chelsea y Liverpool- cometieron ese delito es un baño de agua fría para los esfuerzos por mejorar la imagen de ese deporte.
Pimero: ¿qué es el doping financiero? Inyectar dinero que no se tiene podría ser la definición más simple. No se trata de drogas, esteroides, y anabolizantes, pero funciona como tal. El peligro es que detrás se esconde la corrupción, el blanqueo, enormes deudas y cuentas insanas, apuestas ilegales, partidos amañados y explotación de deportistas que muchas veces no reciben el salario esperado.
El fútbol europeo, donde se concentran las ligas más glamorosas, es el centro de todas las miradas. La respuesta una y otra vez de los directivos ha sido que quienes caigan en el fraude serán castigados con la exclusión de las principales competencias. Es más, que para competir los clubes deben cumplir dos requisitos (al menos para la UEFA): clasificarse por méritos deportivos y poseer una licencia que acredita una saneada situación financiera. Si ahora mismo Manchester United, Chelsea y Liverpool están enrolados en el campeonato europeo, más de una pregunta es evidente: ¿cómo obtuvieron la famosa licencia? ¿quiénes están "pasando gato por liebre"? El fraude es una madeja que hoy excede a los clubes y la crisis ha hecho mella también en el deporte, pudieran ser sencillas conclusiones. Como leí hace poco "en teoría, no hay sociedades deportivas más controladas que las del fútbol profesional. En la práctica, las del fútbol profesional son las sociedades más descontroladas del planeta".

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada